Feeds:
Entradas
Comentarios

gilles-deleuze1

“El espejo es una utopía, porque es un lugar sin lugar. En el espejo, me veo donde no estoy, en un espacio irreal que se abre virtualmente detrás de la superficie, estoy allá, allá donde no estoy, especie de sombra que me devuelve mi propia visibilidad, que me peermite mirarme allá donde estoy ausente: utopía del espejo. Pero es igualmente una heterotopía, en la medida en que el espejo existe y tiene, sobre el lugar que ocupo, una especie de efecto de retorno; a partir del espejo me descubro ausente en el lugar en que estoy, puesto que me veo allá. A partir de esta mirada que de alguna manera recae sobre mí, del fondo de este espacio virtual que está del otro lado, vuelvo sobre mí y empiezo a reconstituirme allí donde estoy”.

imagen: Gilles Deleuze

Anuncios

hersent_marie-francois-xavier-bichat-1771-1802-dying-surrounded-by-the-doctors-esparon-and-philibert-joseph-roux-1780-1854

La mirada que observa se guarda de intervenir: es muda y sin gesto. La observación deja lugar; no hay para ella nada oculto en lo que se da. El correlativo de la observación no es jamás lo invisible, sino siempre lo inmediatamente visible, una vez apartados los obstáculos que suscitan a la razón las teorías y a los sentidos la imaginación. En la temática del clínico, la pureza de la mirada está vinculada a un cierto silencio que permite escuchar. Los discursos parlanchines de los sistemas deben interrumpirse. “Toda teoría calla o se desvanece siempre en el lecho del enfermo”, y deben reducirse igualmente los propósitos de la imaginación, que anticipan en lo que se percibe, descubren ilusorias relaciones y hacen hablar a lo que es inaccesible a los sentidos.

(…) La anatomía de Bichat hace mucho más que dar un campo de aplicación objetiva a los métodos de análisis; hace del análisis un momento esencial del proceso patológico; lo realiza en el interior de la enfermendad, en la trama de su historia. Nada, en un sentido, está más alejado del nominalismo implícito del método clínico, al cual llevaba el análisis sino en las palabras, por lo menos en los segmentos de percepción siempre susceptibles de ser transcritos en un lenguaje; se trata ahora de un análisis comprometido que disocia la complejidad funcional en simplicidades anatómicas; libera los elementos que por haber sido aislados poor abstracción no son por ello menos reales y concretos; en el corazón, hace aparecer el pericardio, en el cerebro las aracnoides, en el aparato intestinal las mucosas. La anatomía no ha podido ser patológica en la medida en que lo patológico anatomiza espontáneamente. La enfermedad, autopsia en la noche del cuerpo, disección en lo vivo.

 

imagen:  La muerte de Bichat (1802)
rodeado por sus amigos, los doctores Esparron y Roux.
obra de Louis Hersent.

Satyr and Maenad

´Los antiquísimos cretenses fijaban una mirada enorme en medio de los afilados perfiles que se perseguían en torno a las vasijas, en los utensilios domésticos, en las paredes de las habitaciones.

Hasta el feto de un hombre, de un pez, de un ave, de una serpiente, en su estadio primordial, todo tiene una mirada.

Es necesario descubrir la mirada de todas las cosas´ 

(Giorgio de Chirico)

Claude Cahun

Claude Cahun